Valores

La acción de educar en nuestro  centro, la desarrollamos como una  acción intencional de influencia que pretende ejercer un  equipo de educadores con una voluntad explícita de  proponer al educando aquello que nosotros profesamos como  lo bueno, lo bello y verdadero.

Los valores explicitados en nuestra Carácter Propio:

Configuran nuestra identidad, son los referentes en nuestra forma de vivir, convivir y trabajar,  se expresan en actitudes implícitas y explícitas, que inspiran la cultura organizativa del centro, el clima de relaciones y el comportamiento de las personas.

Son la fuente de energía que nos alimenta colectivamente y favorecen la cohesión de la comunidad educativa.

Aportan dirección y orientación al  equipo  directivo y a la Comunidad Educativa, para caminar de forma coherente y coordinada hacia los fines últimos marcados en nuestro carácter propio.

Ofrecen las claves para jerarquizar los criterios a seguir en la toma de decisiones.

Configuran los criterios para la selección de educadores.

Nuestra concepción de persona implica una jerarquía de valores desde la dimensión trascendente que, una vez asimilados, se manifestarán en actitudes concretas ante los diferentes hechos de la realidad.

Optamos  por los siguientes V  A  L  O  R  E  S:

LA INTERIORIDAD

Como  fuente de verdadera humanización de la persona. La interioridad  es  la sede, la fuente, de todo nuestro pensar, sentir y  actuar. La interioridad es la capacidad que tiene la persona de vivir cualquier  situación, dimensión o aspecto de su vida desde sí mismo.  Y nos  capacita para poder hacer nuestra la realidad que vivimos (la propia y la que  nos rodea), y situarnos en ella desde nosotros mismos, al mismo tiempo que nos  hace capaces de relación interpersonal, tanto con las demás personas como con el mismo Dios.

Que tendremos  que trabajar especialmente:

  1. La DIMENSIÓN CORPORAL
  2. La DIMENSIÓN AFECTIVA
  3. La DIMENSIÓN ESPIRITUAL

 Supone:

  • Ofrecer   experiencias que ayuden a nuestros  alumnos a valorar el silencio como herramienta privilegiada para el  conocimiento propio y el crecimiento personal.
  • Generar   experiencias que les  ayuden a conocer su cuerpo y orar con él, además de entrar en  contacto con su mundo emocional: reconocer  – aceptar  orientar  sus emociones de manera positiva.
  • Ofrecer  diferentes herramientas  para desarrollar su capacidad espiritual a través de las  visualizaciones y algunas narraciones bíblicas.

FRATERNIDAD  Y SOLIDARIDAD

  1. Fomentando  todo aquello que favorezca un mayor clima de respeto, confianza comunicación.
  2. Compromiso por  favorecer unas relaciones sinceras y justas.
  3. Ofrecer nuestra presencia, cercanía y ayuda al que lo necesite en el desarrollo de nuestras actividades comunes.

Supone:

  • Saberse hermanos unos de otros.
  • La convivencia pacífica entre diversos modos de vida, culturas y religiones.
  • Ser consciente de que todas nuestras acciones repercuten en las demás personas.
  • Actitudes de comprensión, amabilidad, disponibilidad, ayuda a los demás, hospitalidad, perdón, gratuidad, como conductas propias de fraternidad.
  • Amar incondicionalmente a los otros, por lo que son y no por lo que hacen, sin manipular.
  • Comprometerse ante las necesidades materiales, culturales y espirituales de los otros.

JUSTICIA

  1. Es el reconocimiento, respeto y la lucha por la de la dignidad de la persona y sus derechos.
  2. El compromiso en la construcción de un mundo más solidario, justo y pacífico.

Supone:

  • Sensibilidad para ponerse a favor de una sociedad más justa y fraterna
  • Diferenciar lo personal de lo común y aceptar el uso compartido.
  • Respeto a las diferencias individuales y compromiso de ayuda a los más desfavorecidos.
  • Un proceso de sensibilidad ante las desigualdades sociales que va desde la toma de conciencia, hasta el compromiso.
  • Convencer, nunca imponer. Respetar las opciones de los demás.
  • Situarse en el punto de vista del otro para ceder de lo propio  a favor de los demás
  • Toma de conciencia de las injusticias sociales

LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD

Supone la conquista de la autonomía personal para optar por la verdad y el bien. Ser capaz de dar razón de sus propios actos.

Supone

  • Actuar en coherencia con la Misión y Visión de nuestro Centro.
  • Implicación activa en el desarrollo de las  decisiones facilitando recursos.
  • Que  el educando vaya siendo,  cada vez, más dueño de sí mismo.
  • Tener  como base, el reconocimiento de la propia dignidad y responsabilidad.
  • Ser capaz de orientar su vida hacia una vocación, movido por el amor, el servicio, la donación.

FORTALEZA Y CULTURA DEL ESFUERZO

Es una fuerza interior que nos hace capaces, con la ayuda de la inteligencia y de la voluntad, de soportar o vencer los obstáculos que se oponen al bien y a nuestro crecimiento como personas. Es un valor equiparable a la constancia, la entereza, la fidelidad.

Supone:

  • El ejercicio de la voluntad y la decisión de ser fiel a sí mismo y a los principios adoptados libremente.
  • Ser capaz de enfrentarse con los propios errores, debilidades y dificultades.
  • Constancia  y perseverancia en las metas que te propones.
  • Resistir las tentaciones del egoísmo, de la comodidad…
  • El trabajo y el esfuerzo como fuente de superación y de mejora permanente de la calidad de vida personal y social.